Segundo trimestre: la vida cambia de color


A punto estoy de entrar en la semana 23 y asombrada me encuentro del giro que ha dado mi vida en apenas 5 semanas. He pasado de un primer trimestre somnolienta, encontrándome mal todo el día, vomitando, con un caracter medio agrio, cogiéndole tirria a gente que antes me caía bien y comiendo sólo guarrerías, a un segundo trimestre donde me encuentro super alegre y con una energía que parezco un toro de miura, haciendo en una semana todo lo que dejé de hacer en tres meses, de repente todo el mundo es bueno, la vida es maravillosa, me enamoro de maridín cada día más y lo miro embelasada por haber sido capaz de hacerme madre, siento a mi niña y es lo más grande, lloro de alegría si una canción me sensibiliza al extremo ( cosa nada difícil) y ya como bién y sano, tanto, que si en los 4 primeros meses engordé 6 kilos, en estas últimas 5 semanas sólo he engordado medio kilo sin privarme de nada.

Empiezo a creerme aquella frase que tanto criticaba en el primer trimestre de “disfruta de tu embarazo”, porque yo empiezo a disfrutarlo sólo con mirarme la barriga, sintiendo a mi niña y pensando en cuando le vea la carita. Me encuentro mejor que nunca y si hay una palabra que me define es FELIZ.

image

Anuncios

Dudas existenciales


Hay dos dudas existenciales que me corroen la mente día tras día.

La primera es la primera comunión de mi sobrino que tengo dentro de un mes, justo cuando tenga exactamente 6 meses y 4 días de embarazo, o sea, con una barriga bastante considerable. Y es ahi donde se produce mi duda existencial ¿ qué carajo se pone una embarazada en un tipo de evento así?. De entrada me he puesto a mirar por internet, ideas hay muchísimas, ganando por goleada los típicos vestiditos o bíen cortados al pecho o sueltos y vaporosos de principio a fin, yo me decanto más por los que tienen el corte bajo el pecho, pues los vaporosos va a ser que no el momento mesa camilla. Pero e ahí el problema, tan contenta que voy yo a mi armario a probarme un par de vestidos que tengo de ese estilo, y claro, una va con la imagen fresquita en la memoria de la modelo de turno embarazo perfect de brazos y piernas moldeadas y cuando se prueba el vestido se encuentra frente al espejo con una imagen catastrófica, el vestido por delante vaya…pasa…pero ay madre cuando una se da la vuelta y se encuentra con todo el culamen ahí marcado. Asi que ahora mismo estoy confusa, no es algo que me preocupe en demasía pero tengo que ponerme las pilas ¿alguna sugerencia?

image

image

image

image

Mi segunda duda es una tarrina, si, una tarrina de sobrasada ibérica. Resulta que a maridín le regalaron una cesta de Navidad la cual incluía esta tarrina, con la mala suerte de que a maridín no le gusta la sobrasada (rarezas que tiene) y yo ya estaba embarazada por esas epocas. El caso es que esa tarrina lleva ya 3 meses mirándome cada vez que abro el armario de la cocina, y el otro día me dio por mirarla y ¡oh sorpresa!, caduca en Abrir del 2015, o sea ya, yo que la guardaba (ilusa de mi) como manjar suculento para hincharme a tostadas de sobrasada una vez dada a luz. Ahí mi cabeza empezó a pensar, y se me encendió la luz, congelar la tarrina durante 72 horas y guardarla luego en el frigorífico, allí está esperando a ser devorada, sueño con tostadas de sobrasada, me despisto en el trabajo pensando en cantidades industriales de sobrasada con miel, pero luego me da miedo. He leido que si se congela un mínimo de 48 horas no hay riesgo de toxoplasmosis, pero he de reconocer que no termino de fiarme. ¿Qué pensais al respecto? ¿Alguien quiere una tarrina de sobrasada ibérica?

image

Manos dormidas por las noches = ¿Síndrome de túnel carpiano?


Llevo ya unas semanas notando que las manos se me duermen por las noches, a veces es la izquierda y otras la derecha, pero lo de anoche fue tremendo, me despertó el dolor de manos, al principio creí que era el anillo de casada que me estaba apretando demasiado, me lo quité tras una lucha intensa contra mi pobre dedo hinchado como una morcilla y me dispuse a dormir, pero no señor, creo que me desperté unas 10 veces con las manos dormidas ¡las dos!, ya no había dolor pero si molestia. Por supuesto en mi desvelo nocturno me dispuse a leer por internet que significaba esas manos dormidas, y por lo visto es común en el embarazo debido a el síndrome del túnel carpiano, aparece con frecuencia durante el embarazo en aproximadamente el 2,5% de las futuras mamás.
Es más frecuente en el tercer trimestre ya que es cuando aumenta la retención de líquidos en el cuerpo, lo que provoca esta compresión. El síndrome del túnel carpiano es progresivo en el embarazo,aumentando los síntomas a medida que el embarazo progresa y cediendo los síntomas una vez se produce el parto.

image

O sea, que por lo que veo no es raro en el tercer trimestre debido a la retención de líquidos, ya me he quedado preocupada, pues sólo estoy de 22 semanas y tampoco noto una retención de líquidos exagerada, si que es verdad que las botas altas, las que eran pegaditas apenas entran o no entran directamente y las que eran sueltas empiezan a apretar, pero de ahí a síndrome del tunel carpiano! Madre mía! Menos mal que mañana tengo ginecóloga y podré exponerle mis dudas ¿ a lo mejor por eso he engordado 6 kilos? ¿Podría estar reteniendo mucho líquido? Preocupación máxima

¿Alguna sufrió de dicho síndrome? ¿Cuándo empezaron los primeros síntomas?

Familiares, amigos y conocidos


Lo reconozco, soy muy especial para considerar a alguien amigo, soy desconfiada por naturaleza, mis amigos reales los puedo contar con los dedos de una mano y media y casi todos son del colegio, instituto o primeros años de universidad. De entrada soy fría y reservada, poco a poco me voy abriendo y para ello necesito dos cosas fundamentales, química y sintonía con la otra persona y que me trasmita confianza, ya a partir de ahí podemos empezar a negociar una amistad.

Lo bueno de todo esto, es que pocos amigos reales y muchos conocidos, pero los amigos que tengo, nunca me han fallado, no sé lo que es distanciarse ni pelear con una amiga y tengo amigas desde los 9 años, los 15 o los 20 con las que sigo en un mano a mano por la vida.

Pues aqui es donde entra mi conocida La Mari ( nombre ficticio). Hace 2 años entré a trabajar en una empresa nueva, soy de esas chicas nuevas sacadas de un chiste, modosita, torpe y sonriendo a todo el que se cruza, esto unido a mi ya comentada reserva y desconfianza no me hace nada fácil el sociabilizar con la gente cuando una es nueva en el trabajo, y aqui es donde La Mari hace acto de presencia, La Mari se acercó a mi desde el minuto 1, cosa que no niego, agradecí enormemente, pues no hay nada más ridículo que esos primeros días de curro sin nadie a quien arrimarte en los momentos del café, allí sola sonriendo a todo aquel que pasa. Pero resultó que La Mari no me daba confianza, resultó que no encontraba sintonía con La Mari, La Mari es más de ir por la vida en modo Maruja criticando a todo bicho viviente y a mi eso me aburre y me mata. Pero claro, yo estaba aún en momento chica nueva, modosita, sonrisa perpetua y no me atrevía a contradecirle…pero el tiempo fué pasando y fui conociendo al resto de compañeros, abriéndome un poco más y sintonizando con otra gente. Nunca dejé a La Mari de lado, pues en el fondo no es mala persona y no dejaré nunca de agradecerle el favor que me hizo los primeros meses al acercarse a mi y ayudarme, pero La Mari es un pelín tóxica ( siempre quejándose de sus malestares y hablando de la vida de los demás que me importan un carajo) la mantengo a raya y sé como tratarla.

Hasta aqui todo perfecto y controlado, pero cual es mi sorpresa mayúscula la semana pasada cuando La Mari me dice tan tranquila ella que la avise cuando de a luz para ir al hospital a verme ¿¿¿perdonaaaaaaa???, mi cara debió ser un poema y la conversación siguió tal cual;

Yo – (tragando saliva)- No mira…es que maridín y yo hemos decidido que en el hospital no queremos gente, sólo la familia directa.

La Mari – No me hagas ir a tu casa, que yo vivo a 2 pasos del hospital.

Yo – (flipando en colores) – vale, vale..te aviso.

image

Flipanteeeeee, lo primero es que ni al hospital ni a mi casa, porque si algo tengo claro es que en lo que a mi niña se refiere tengo establecido tres parámetros.

PARAMETRO 1: FAMILIARES DIRECTISIMOS

Estos serán los únicos que irán al hospital, los familiares directos, y cuando hablamos de directos, hablamos de padres y hermanos. Punto y final ( qué coño pinta La Mari ahí😳😳)

PARAMETRO 2: AMIGOS

Estos serán los que irán a mi casa a verme, amigos tan amigos, con los que tenga la suficiente confianza de decirles que estoy cansada cuando me apetezca o que no es buen momento el jueves a las 8 de la tarde hacer una visita, y cuando hablo de amigos, hablo de amigos de verdad, no de conocidos o amiguillos (lease La Mari)

PARAMETRO 3: CONOCIDOS, AMIGUILLOS Y MARIS

Estos serán avisados cuando a mi me salga del mismísimo, es decir, no vendrán a mi casa, seré yo la que tras un mes o así, decida coger carrito y coche y plantarme en el centro de Madrid a tomarme un café con La Mari. Aqui están esos amigos del curro, esas amigas de amigas con las que tienes una sintonía brutal,esa amiguilla respetuosa que sabe lo que hay…

A lo mejor soy un poco ilusa con mi plan establecido, pero se intentará, lo único que de momento tengo claro es que La Mari no entra en el hospital ni aunque me paguen. ¡Faltaría más!

Ecografía 20 semanas


Hoy por fin llegó el día de la ecografía de las 20 semanas (aunque ya estoy de 21 justo hoy). ¡Qué nervios! No sé ni cuantas veces me desperté anoche dando vueltas de la inquietud, nunca me alegré tanto de que sonase un despertador a las 7:15 de la mañana.

Y allí estábamos maridín y yo a las 9 como un clavo, yo nerviosa como un flan y él con aparente seguridad me decía que estaba seguro que todo iba a salir bién. Y tras 10 minutos de espera que se me hicieron eternos me tocó entrar, era un ecógrafo nuevo, distinto al anterior, seco como una pasa pero increible dándonos todos los detalles de cada cosa que iba mirando o midiendo, encima con la ventaja que en mi clínica tengo una pantalla en frente mío para ir viendo lo que va haciendo. Son sólo 20 minutos de ecografía pero parecen más, pues cada vez que el ecógrafo se para en algún lugar determinado y calla es como si se parase el tiempo una eternidad y el miedo acecha, pero poco a poco iba tranquilizándonos pues todo iba perfecto, para terminar nos confirmó que es una niña, una niña que para nuestra sonrisa y sorpresa tenía la mano colocada con el dedo pulgar haciendo el gesto de todo Ok, en ese momento maridín y yo nos miramos y nos sonreimos con toda la ilusión del mundo, y no sé porque en el momento que vi a mi niña con ese gesto me tranquilicé y supe que todo iba a ir bién.

image

Mi niña, mi María, está perfecta, mide 25,6 cm y pesa 357 gramos. No para de moverse y la siento cada día más.

Estoy aquí mamá


¡Ahora si! La verdad es que venía notando la semana pasada unos toquecitos en mi barriga que no sabía bién si definirlos como al bebé, pero el sábado por la mañana trabajando y tras el descanso de media mañana y mi correspondiente zumo de frutas y mi plátano empecé a notar una fiesta en mi interior, esta vez no había duda ¡esos golpecitos y movimientos era mi niña! Me fuí la mar de contenta a casa a contárselo a maridín, el pobre intentó todo el finde notarlo pero nada de nada, de hecho no noté casi nada hasta ayer tarde lunes que otra vez volvía al trabajo, y otra vez igual, la gran fiesta, lo más curioso es que desde que la siento,la noto una barbaridad sentada en el trabajo, de resto la noto a ratitos, algún golpecito esporádico, pero lo de estar trabajando, tanto el sábado como el lunes ha sido una fiesta continua…

Por supuesto la menda no se queda tranquila sin entender el motivo de esta circunstancia y allí a mi amigo san google que me fuí al llegar a casa, da la casualidad que trabajo con clientes el 90% del tiempo colgada al teléfono hablando, 5 horas hablando sin parar, cosa que con maridín o sola en casa no suelo hacer mucho y e ahí que encontré un artículo en internet el cual copio literal

“Pues bien, cuando la madre embarazada habla, su voz resuena a lo largo de su columna vertebral, especialmente en las vértebras que quedan a la altura del vientre. Inmerso en el líquido amniótico, el feto puede oír la voz de la madre “por dentro”: todo el líquido amniótico vibra con la voz de la madre, el propio niño vibra, y escucha, y “toca” la voz. Él aún es incapaz de producir ningún ruido, así que apenas puede diferenciar entre la voz de su madre y él mismo.

Por eso, durante el embarazo, el feto se mueve especialmente cuando la madre habla. Por ejemplo, si la madre ha estado sola en casa toda la mañana (seguramente, en silencio), cuando habla por teléfono o cuando llega una visita, de pronto, el bebé se mueve: es decir, reacciona al estímulo (que es un estímulo muy fuerte) y se mueve. Se trata de la primera comunicación real madre-hijo”

Lo dicho, quizás esta es la explicación por la que se mueve tanto cuando curro, quien me iba a decir que iba a estar tan desesperada por ir a currar jajaja

Ya estoy de 20 semanas y 1 día. El lunes que viene tengo la eco de las 20 semanas y no veo la hora! Aunque con pelín de miedo pero con ansias…

Curiosidades


Buscando en youtube videos relativos al embarazo, cual fue mi sorpresa al encontrarme con este programa sobre mujeres que dieron a luz sin sospechar si quiera que estaban embarazadas, ya fuera porque les seguía viniendo la regla o porque les daba negativo el test de embarazo… Digno de ver ya sólo como curiosidad

Esperando una señal


Quedan 4 días para entrar en la semana 20, al ecuador de mi embarazo y comienzo con un atontamiento digno de mención, y es que desde que dejé las caribán no duermo, si algo bueno tenían las caribán,aparte de quitarme las nauseas, era lo bién que dormía con ellas, dormía de un tirón y me levantaba descansada, ahora he de acostumbrar a mi cuerpo a esta retirada y de momento me paso las noches en vela y los días atontada y durmiéndome por las esquinas.

De resto no siento nada, y cuando digo nada, es nada, me encuentro bién, con algo más de barriga, de hecho ya he empezado con los pantalones premama y ahora que tengo un pelín de panza si que puedo decir tal y como me comentabais que son comodísimos.

Pero ya está, llevo un par de semanas en que no hay el menor síntoma de embarazo en mi, me encuentro fenomenal, estoy activa, no hay nauseas, no hay mareos, no hay mariposas que revolotean en mi interior, ni siento culebras en mi recién renovada panza ni nada.. Y empiezo a sentirme mal, a pensar que algo va mal, necesito una señal, como dice Maná lo único que le pido a mi bebé es que me mande una señal, lo curioso de todo esto es que de repente me he dado cuenta de cuantísimo le quiero,ya le hablo, le pido que me avise que esté ahí, me acaricio la barriga con una ternura tal que me emociono, si veo bebés en la tele no puedo evitar emocionarme y soltar una lágrima, es como si hubiese entrado en otra dimensión, como si de repente empezase a ser consciente de que esto es real, como si el vínculo se empezara a forzar, verme entrando en un círculo vital donde lo único que le pido a mi niña es que me envíe una señal, porque la necesito más que nunca, porque quiero sentir que está ahí conmigo…esperando ansiosa ese momento en que me diga “hola, estoy aquí”

image