Familiares, amigos y conocidos


Lo reconozco, soy muy especial para considerar a alguien amigo, soy desconfiada por naturaleza, mis amigos reales los puedo contar con los dedos de una mano y media y casi todos son del colegio, instituto o primeros años de universidad. De entrada soy fría y reservada, poco a poco me voy abriendo y para ello necesito dos cosas fundamentales, química y sintonía con la otra persona y que me trasmita confianza, ya a partir de ahí podemos empezar a negociar una amistad.

Lo bueno de todo esto, es que pocos amigos reales y muchos conocidos, pero los amigos que tengo, nunca me han fallado, no sé lo que es distanciarse ni pelear con una amiga y tengo amigas desde los 9 años, los 15 o los 20 con las que sigo en un mano a mano por la vida.

Pues aqui es donde entra mi conocida La Mari ( nombre ficticio). Hace 2 años entré a trabajar en una empresa nueva, soy de esas chicas nuevas sacadas de un chiste, modosita, torpe y sonriendo a todo el que se cruza, esto unido a mi ya comentada reserva y desconfianza no me hace nada fácil el sociabilizar con la gente cuando una es nueva en el trabajo, y aqui es donde La Mari hace acto de presencia, La Mari se acercó a mi desde el minuto 1, cosa que no niego, agradecí enormemente, pues no hay nada más ridículo que esos primeros días de curro sin nadie a quien arrimarte en los momentos del café, allí sola sonriendo a todo aquel que pasa. Pero resultó que La Mari no me daba confianza, resultó que no encontraba sintonía con La Mari, La Mari es más de ir por la vida en modo Maruja criticando a todo bicho viviente y a mi eso me aburre y me mata. Pero claro, yo estaba aún en momento chica nueva, modosita, sonrisa perpetua y no me atrevía a contradecirle…pero el tiempo fué pasando y fui conociendo al resto de compañeros, abriéndome un poco más y sintonizando con otra gente. Nunca dejé a La Mari de lado, pues en el fondo no es mala persona y no dejaré nunca de agradecerle el favor que me hizo los primeros meses al acercarse a mi y ayudarme, pero La Mari es un pelín tóxica ( siempre quejándose de sus malestares y hablando de la vida de los demás que me importan un carajo) la mantengo a raya y sé como tratarla.

Hasta aqui todo perfecto y controlado, pero cual es mi sorpresa mayúscula la semana pasada cuando La Mari me dice tan tranquila ella que la avise cuando de a luz para ir al hospital a verme ¿¿¿perdonaaaaaaa???, mi cara debió ser un poema y la conversación siguió tal cual;

Yo – (tragando saliva)- No mira…es que maridín y yo hemos decidido que en el hospital no queremos gente, sólo la familia directa.

La Mari – No me hagas ir a tu casa, que yo vivo a 2 pasos del hospital.

Yo – (flipando en colores) – vale, vale..te aviso.

image

Flipanteeeeee, lo primero es que ni al hospital ni a mi casa, porque si algo tengo claro es que en lo que a mi niña se refiere tengo establecido tres parámetros.

PARAMETRO 1: FAMILIARES DIRECTISIMOS

Estos serán los únicos que irán al hospital, los familiares directos, y cuando hablamos de directos, hablamos de padres y hermanos. Punto y final ( qué coño pinta La Mari ahí😳😳)

PARAMETRO 2: AMIGOS

Estos serán los que irán a mi casa a verme, amigos tan amigos, con los que tenga la suficiente confianza de decirles que estoy cansada cuando me apetezca o que no es buen momento el jueves a las 8 de la tarde hacer una visita, y cuando hablo de amigos, hablo de amigos de verdad, no de conocidos o amiguillos (lease La Mari)

PARAMETRO 3: CONOCIDOS, AMIGUILLOS Y MARIS

Estos serán avisados cuando a mi me salga del mismísimo, es decir, no vendrán a mi casa, seré yo la que tras un mes o así, decida coger carrito y coche y plantarme en el centro de Madrid a tomarme un café con La Mari. Aqui están esos amigos del curro, esas amigas de amigas con las que tienes una sintonía brutal,esa amiguilla respetuosa que sabe lo que hay…

A lo mejor soy un poco ilusa con mi plan establecido, pero se intentará, lo único que de momento tengo claro es que La Mari no entra en el hospital ni aunque me paguen. ¡Faltaría más!

Anuncios

24 comentarios en “Familiares, amigos y conocidos

  1. Buff es que en este tema la gente no sabe cuándo molesta o simplemente respetar los deseos del otro. Es genial que ella quiera conocer a tu peque pero tiene que entender que es tu momento. Ella se puede ofrecer a venir aunque sea para quedar bien pero si ve que le das largas pues hombre, a buen entendedor…. En fin, tú haz lo que sientas, y si le sienta mal el problema lo tiene ella.

    Le gusta a 1 persona

  2. jajaja Todos tenemos una Mari en nuestras vidas… o dos. Y algunas que valen por tres …;) Soy como tu, si alguien no me inspira confianza, lo siento, no intento disimularlo…. y mas con temas tan personales. Uno tiene que mantener sus principios y la gente toxica cuanto mas lejos mejor!! Que mas de una intoxicacion me he llevado en la vida.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hay que mantenerlas lejos! Y si no se puede pues por lo menos mantenerlas a raya. Que si no se suben a la chepa de una y ya las tenemos intentando entrar en el paritorio si las dejan…ay! Que yuyo me acaba de dar sólo de imaginarlo! la Mari el el paritorio😳😳😳 jajajajja

      Le gusta a 1 persona

  3. Juasssss… Me he meado con alguna frase que incluye palabrota jaja. Para empezar, aunque yo soy todo lo contrario, enseguida cojo confianza, soy muy abierta y tal, tampoco me gusta considerar “amigo” a todo el que pillo. Yo a la mayoría les llamo conocidos. No es nada despectivo, espero que no se me ofenda nadie si me lee pero amigo lo que se dice amigo, considero a cuatro contadas que siempre están ahí sobre todo cuando nadie quiere estar, que no preguntan si no procede, que escuchan, que ayudan etc. Y si, tengo muchas conocidas, muchísimas, pero no llegan a ese grado de amigas.
    Y ahora que ya aclare la primera parte vamos a la segunda.. Me parece que haces lo mejor. Yo también pienso que en un parto sobra tanta gente. En el hospital estas cansada, llevas un camisón horrible con el que seguramente se te ve una teta y el culo, estás posiblemente intentando dar teta cada 15 minutos y con los nervios a flor de piel. Solo la gente de verdadera confianza debería estar ahí. Y en casa más de lo mismo porque esos días a lo mejor no la tienes recogida, a lo mejor vas en pijama, a lo mejor no te da la puñetera gana de atender a una visita y darle café, porque si es familiar o amigo de confianza se lo sabe preparar el mismo sin dar guerra.
    Yo es que soy así de tajante también con ese tema, y las visitas de cortesía pues como que no. A los conocidos se les manda una foto y listo.
    Pd: pasale una foto de la Mari a las enfermeras y diles que si la ven en tu habitación, desalojen 😂😂

    Le gusta a 1 persona

    1. Es que está claro!! Mujer acabada de parir con un cansancio y descoloque monumental, con una compresa del tamaño de un burro y con media teta fuera, con las hormonas revoloteando a su antojo y suma y sigue…Pues no apetece tener a media ciudad metida en la habitación con consejos no solicitados y fotos con flash y demás… SENTIDO COMUN, es lo unico que pido😫

      Le gusta a 1 persona

      1. Y luego que algún imbécil insensible encima haya ido pasando esa foto horrible a todo su “guasa” .. Le pasó a una amiga y pensé, el día que me toque, al que me haga una foto le lincho a hos… Piiiii

        Me gusta

  4. Yo soy de la misma opinión que tu, al hospital solo los cercanos. Yo el año pasado ya lo deje bien claro, no quería visitas de nadie, y nadie es nadie. Ya si eso en casa sera distinto. Pero cuando me encuentre mal o este cansadas todos a la p… calle y sin remordimientos…

    Le gusta a 1 persona

    1. Ole! Así se habla! Es que es de sentido común! A mi en la vida se me ocurriría ir a ver al hospital a alguien que no sea mi hermana o mi cuñada, y a la casa una vez hayan pasado un par de semanas y con previo aviso e insistiendo si es buen momento.

      Le gusta a 1 persona

  5. Yo también quiero que solo vengan los cercanos. Incluso me gustaría no avisar a nadie hasta que estuviéramos en casa, pero seguro que acaban viniendo todos. Yo he ido a ver a amigas al hospital, y ahora me arrepiento porque seguro que el karma me volverá. En fin… Un cartelito de DO NOT DISTURB no iría mal también en los hospitales, no????
    Sobre la Mari… Ignórala y a lo mejor se da por aludida!!!

    Le gusta a 1 persona

  6. Jajajaj, a mí me daba igual que vinieran al hospital, a mi casa o que no vinieran, y la verdad es que no se hicieron nada pesados, pero entiendo tu postura, y creo que no te resultará difícil esquivarla, así que no te preocupes! Ya verás como consigues quedar con ella un día que te apetezca y que no se pase por el hospital ni por tu casa. Y la verdad, qué pesadita es alguna gente, es imposible no decirles lo que quieren oír, verdad? :S

    Le gusta a 1 persona

    1. Totalmente! Hay gente que cuando deciden algo,sea lo que sea, ya no hay quien les pare sin importarles si inoportunan o no son bien recibidos. Yo le llamo falta de empatía, de tacto y un millón de cosas más.
      Qué suerte que no te importase que fuese la gente, es digno de admiración. Yo es que soy un poco bruta..

      Me gusta

  7. te entiendo muchisimooo pero muchísimooooo la verdad es que en ese tema tú y tu marido decidís y tienen que respetar vuestra decisión y sino la comprenden, el problema es de ellos. los primeros momentos son super importantes, estáis cansados y el peque lo único que necesita es a una mama y a un papa que lo coja y mucha trnquilidad!

    Le gusta a 1 persona

    1. Está claro!! Es un momento unico e irrepetible en el que hay que respetar la decisión de los padres. La habitación de una recién parida no puede convertirse en un circo, es más, creo que debería haber normas en los hospitales al respecto, tipo sólo dos visitas máximo por vez.

      Le gusta a 1 persona

      1. antes en el hospital era así… yo lo recuerdo cuando nacieron mis sobrinos pero ahora… ya no es sólo que tu tengas visitas es que encima si compartes habitación, tienes a las visitas de la cama de al lado también!

        Me gusta

  8. Me parece estupendo!! Yo soy de las tuyas, solo de pensar en el agobio de ver gente entrando y saliendo de la habitación del hospital, me pone mala. O pensar que tengo que aguantar que vengan a mi casa personas que no me apetece, a las que tendré que sonreír y aguantar, ademas de ofrecer aperitivo, cafe u otra cosa, mientras veo que mi probre bebe, recien nacido, pasa de unos brazos a otros como si un fuese un peluche. Yo ya lo voy avisando….y no quiero que les siente mal, pero soy así, creo que es un momento intimo y unico, además de algo nuevo, por lo que necesitaré adaptarme, y no creo que sea el momento de que me atosiguen. Estoy 100% contigo, nada de maris hasta que nos de la gana 🙂

    Le gusta a 1 persona

  9. Total! Es que encima que estaremos en casa con media teta fuera, con las hormonas revolucionadas, con un cansancio del copón y con una compresa del tamaño de un avión también a hacer cafecitos y aperitivitos y a sonreir cuando lo que nos apetecerá realmente será meterles la cuchara del café por el ojo y echarnos a dormir.. Buuuff!! Me pone de una mala leche… Y ojo! Que de repente somos las recién paridas más encantadoras del mundo y venga a recibir visitas y hacer cafecitos..nunca se sabe, aunque no me lo creo ni yo, me da que ese móvil va a estar más inoperativo que si estuviese en el desierto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s