MI PARTO


Por Dios! Ya han pasado 2 meses y yo sin narrar mi parto! Y no es que María haya salido guerrera, es una santa, sólo llora cuando tiene hambre y ni eso, pues no la dejo que entre en brote y con un par de gemidos ya la tengo enchufada al pecho.
Me tiene locamente enamorada, absorbida, feliz… Pero eso más adelante, ahora a lo que estamos EL PARTO.
Llevaba ya 41 semanas de embarazo el domingo 2 de agosto, estaba desesperada pues empezaba a estar muy incomoda y encima el terrible calor no ayudaba, eso unido al ansia por conocer a mi niña me tenía subiéndome por las paredes.

Pero aquel domingo me sentía rara y notaba más contracciones que nunca, tanto fue que antes de irme a la cama le dije a maridín que creía que esa noche me ponía de parto.
 A las 02:30 de la mañana me desperté como estaba acostumbrada para hacer pis, al despertarme noté las sabanas mojadas y ya imaginé lo que estaba ocurriendo, pero fue dar diez pasos y notar como salía un chorro de agua al suelo, sin dolor, sin ruido… Había roto aguas. Avisé a maridín y nos fuimos directos al hospital, de camino empecé a notar mis primeras contracciones dolorosas, muy poco dolorosas, era muy parecido a los cólicos de regla, yo iba muy tranquila y feliz e ilusa de mi le dije a maridín que tampoco era para tanto el dolor…
Llegamos al hospital a las 4:00, al decirle a la recepcionista que había roto aguas me mandó directamente dentro, donde una enfermera me enchufó a los monitores y me dijo que esperase a la ginecóloga que estaba en una cesarea de urgencia, tras esperar una hora con contracciones muy llevaderas, apareció la ginecóloga, la cual confirmó la rotura y tras un tacto me dijo que estaba dilatada sólo 1 cm, por lo que ordenó que me ingresaran y que en breve irían a colocarme un própex para provocar la dilatación, el própex es una especie de tampax que tiene un compuesto que sale poco a poco y provoca que la mujer dilate. 
Me llevaron a la que sería mi habitación, una habitación individual muy cuca en la que nos acomodamos maridín y yo, yo iba todavía relajada y feliz, las contracciones seguían siendo llevaderas y no muy fuertes según el monitor al que me enchufaron. A las 8 de la mañana apareció la que sería mi matrona, una chica majísima que iba explicándome todo lo que iba haciendo y tranquilizándome, lo primero fue hacerme un tacto para decirme que seguía de 1 cm y lo segundo ponerme el própex, el maldito própex de las narices que no hizo que dilatase pero si que aumentó mis contracciones y su dolor, poquito a poco fueron aumentando en intensidad, al peincipio me reía, pues a pesar de ser más o menos intensas, todavía eran soportables… Pero fueron a más y más y a mediodía ya me doblaba de dolor y !sólo había dilatado 1,5 cm!
La tarde siguió igual, contracciones dolorosas y yo que no dilataba, les pedía la epidural, pero me decían que hasta los 3 cm no podían ponérmela. No sabía como colocarme cada vez que venía una contracción, empezaba a odiar el monitor que no me daba libertad de movimiento, el dolor era intenso, no podía más, eran las 6 de la tarde, llevaba desde las 2:30 de la mañana y sólo había dilatado 2 cm, tal como me recomendaron me di una ducha caliente, pero aquello no mejoró nada mi dolor sino que fue todo un suplicio tener que meterme en la ducha con aquellos dolores y aquella compresa del tamaño de un avión, venga quita pijama venga poner compresa y doblada de dolor.
Y asi segui, pasaron las horas y no dilataba, lloraba de impotencia, aquello era inhumano, me retorcía, el dolor abarcaba la espalda, los riñones, los ovarios, estaba cansada, no había podido comer ni cenar, no había podido dormir y eran las 2 de la mañana. Tan harta estaba que me quité las correas del monitor y toqué el timbre, vino la nueva matrona ( también muy maja) y tras echarme la bronca por quitarme las correas me hizo un tacto, 3 cm !yujuuu! por fin me bajaban a quirófano a ponerme la epidural.
2:30 de la mañana, habían pasado justo 24 horas de mi rotura de bolsa y alli estaba por fin poniendo remedio a mi sufrimiento. El momento epidural, esa enfermera agarrándote y mirándote a los ojos diciendo que respires y no te muevas mientras te pinchan y tienes una contracción es digna de un premio a la fuerza que tenemos las mujeres. !Bendita epidural! A los 20 minutos apenas tenía dolor, y en 30, justo después de enchufarme la enfermera la oxitocina y el antibiótico, había caído rendida en los brazos de morfeo, pero algo no iba bien, a la hora y media aproximadamente el dolor me despertó de nuevo, serían ya las 6 de la mañana, y esta vez el dolor era inaguantable, tan inaguantable que gritaba, gritaba con un grito que se escuchaba en toda la planta, lloraba, suplicaba… La matrona vino, le rogaba que me quitase aquello, no era normal, sentía que me rompían la espalda, me hizo un tacto y estaba ya de 9 cm, vino el anestesista a comprobar que ocurría y resultó que el catéter estaba mal colocado, se había soltado y por ello mi dolor. Había dilatado hasta los 9 cm prácticamente sin anestesia.
Y con 9 cm y sin abestesia llegué a las 8 de la mañana y cambio de matrona, yo seguía gritando y rompiéndole los tímpanos a medio hospital. La nueva matrona se sentó frente a mi y mirándome fijamente y cogiéndome las manos me dijo; ahora tienes que ser fuerte, no te concentres en el dolor, concéntrate en la respiración, tú puedes, y yo le contestaba llorando que ni podía, y ella me decía que si, que me iban a volver a poner la epidural para el expulsivo, pero que no podía decir que estaba de 9 cm, que si me preguntaban dijese no sabía, que creía que estaba de 6 ó 7, y asi fue, otra vez a poner epidural y descansar por fin.
10:00 de la mañana, contracciones y dilatación paradas como efecto de la epidural, pero yo feliz porque no había dolor, hasta que la ginecóloga dijo que o dilataba entera ya o habría que ir a cesárea, no lo podía creer! Más de 30 horas en trabajo dolorosísimo de parto para acabar en cesarea? Le rogué que no, que lo intentásemos, y asi hicimos, y asi fuimos a paritorio cuando por fin estaba de 9,5-10 cm, y asi nació mi niña tras 34 horas de parto en un expulsivo rápido, de menos de 10 minutos y tres empujones ( me lo merecía!), y allí estaba María a las 11:40 del 4 de Agosto, preciosa, encima mío nada más nacer, con sus manitas, piel con piel, que momento, que gran verdad que se olvida todo cuando la tienes encima… Volvería a pasar una y mil veces por tanto dolor sólo por tenerla conmigo.
Y alli estaba mi niña preciosa, no podía parar de mirarla, de enamorarme… Y cuando tan feliz estaba, tan enamorada y tan plena llegó la pediatra para darme la peor noticia recibida en mi vida, la niña había dado positivo el PCR en los analisis y tenían que ingresarla en la UCI de neonatos, el alma se me rompió, nunca he sufrido tanto como ese momento… CONTINUARÁ.

Anuncios

9 comentarios en “MI PARTO

  1. Vaya parto más largo, y yo que creía que el de mi mujer era largo! Aguantaste como una campeona, y por lo que cuentas, el resultado mereció la pena con creces. Siento mucho que tuvieran que llevársela a la UCI, supongo que te quedarías fatal… Qué tal todo ahora?

    Me gusta

  2. Por finnnn!! Ya pensaba que habías desaparecido del mundo blogger!! Al final nuestros babies nacieron con un día de diferencia!! Menudo parto más largo, y yo que me quejo del mío!!! Eres una campeona, aguantar tanto sin la epidural!! Creo que tendrían que vigilarlo más, porque el dolor y el mal recuerdo nos lo llevamos nosotras, no ellos! Espero impaciente la segunda entrega, pobre María!!!

    Me gusta

  3. Me alegro que todo haya salido bien al final y pudieras tener el parto vaginal que querías, pero creo que todo podría haber sido mucho más sencillo si hubieran dejado a tu cuerpo a su aire porque hay una cosa que no entiendo, por qué te pusieron el própex??? por qué te tenían monitorizada si todo estaba bien y tú querías moverte? No sé, no entiendo esa manía de instrumentalizar algo tan natural como un parto que va bien cuando tú ni siquiera pediste nada de eso. No sé que es eso del PCR pero espero que la peque esté bien ahora. Esperamos noticias! Un besito.

    Me gusta

  4. Cuánta intesidad! Lo estaba viviendo (sin dolor, claro) conforme te iba leyendo. Fue un parto muy largo y doloroso. Madre mía, qué montón de horas…
    Qué pena que os separaran. Debió de ser duro. Lo sé porque a mí ni me enseñaron a mi niño y se lo llevaron. Imagino que verla, sentirla y que te la ingresaran en la UCI debió ser devastador.
    Estoy deseando leer el final feliz, por favor, que sea muy feliz 🙂

    Un abrazo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s